Tag: crema Nivea

8 errores de principiante en el mundo de las love dolls

A pesar de tener ya cuatro love dolls, sigo aprendiendo día a día y me considero casi un principiante. Por suerte, de los errores se aprende y fallos que tuve al principio, hoy en día ya no los cometo más.

¿Quieres saber cuáles fueron mis 8 errores de principiante más desastrosos en el mundo de las muñecas del amor? Tal vez si te los cuento, tú ya no los cometerás. Aquí van.

1. No tener en cuenta el peso de la muñeca.
La primera impresión de alguien que no esté habituado al mundo de las love dolls al tener una muñeca en sus manos, será: “vaya, sí que pesa”.
Sí, las love dolls son muy pesadas, en general. Se hacen así para que sean más realistas, ya que simulan ser personas reales. Antes de comprar tu primera muñeca, es importante que compruebes cuánto pesa y que serás capaz de mover esa cantidad de kg de peso muerto. Hay cierto consenso en que el peso ideal que cualquier persona puede más o menos manejar, es de 20-30kg. Las muñecas de más de 30kg son MUY pesadas para la mayoría de gente. Ten eso en cuenta.
Yo no cometí este error porque mi primera muñeca fue una Doll House 168 Molly Plus, que sólo pesa 16kg. Pero mis otras muñecas adultas pesan bastante y no es tarea rápida vestirlas, cambiarlas de posición, etc. Ten paciencia y sobre todo asegúrate del peso que eres capaz de mover con facilidad.

2. Apoyar demasiado tiempo la muñeca sobre una superficie no demasiado blanda. Esto genera deformaciones.
A mi Doll House 168 Sei le tocó sufrir algo que ninguna otra de mis muñecas ha sufrido más, porque aprendí de este error. Dejé a Sei durante dos semanas tumbada boca arriba sobre una cama no demasiado blanda, sin cambiarla de posición, y esto generó un “aplastamiento” de la espalda y por tanto se deformó su cuerpo. Normalmente las deformaciones del TPE vuelven a su estado original al cabo de unos días, pero Sei se quedó ya deformada. En la foto podéis ver a lo que me refiero. La línea verde es la figura original, la roja es la actual, con la espalda ensanchada por los laterales por haber estado tumbada tanto tiempo sin moverse.

Solución: Ahora prefiero guardar mis muñecas en posición vertical (si sus pies lo permiten), así evito deformaciones de este tipo. También se pueden evitar dejando la muñeca sobre espuma “con memoria”, o sobre colchones muy blanditos. En todo caso, si la dejas tumbada es bueno cambiarla de posición cada cierto tiempo, para que la muñeca soporte su peso de forma repartida.

3. Comprar una muñeca sin opción de mantenerse de pie.
Craso error. Mi primera muñeca fue Molly, la compré sin capacidad de sostenerse en pie. Aparte de que es mejor que se mantenga de pie para evitar las deformaciones del punto 2, también es muchísimo mejor si vas a hacer fotos a tu muñeca, poderse sostener de pie da mucha más variedad a los sets y escenas que puedes crear. Será una modelo mucho más versátil. Desde Molly, ya todas mis muñecas pueden sostenerse en pie.
En las fotos puedes ver la diferencia.

Mis muñecas Bella y Sei son capaces de sostenerse en pie sin problemas.

Pies firmes que sostienen el peso de toda la muñeca.

Los pies con capacidad de sostenerse tienen mejor esqueleto y suelen tener puntos de metal visibles.

En cambio, los pies sin capacidad de sostenerse, a pesar de ser más realistas, se deteriorarán si aguantan todo el peso de la muñeca por demasiado tiempo. Aunque si eres fetichista de pies, su aspecto es el ideal.

Este es un típico pie sin esqueleto para sostenerse, se deforma y puede deteriorarse si está demasiado tiempo soportando el peso de toda la muñeca.

4. Vestir con ropa oscura a la muñeca sin lavarla antes, o dejarle una peluca negra demasiado tiempo. Esto genera manchas en la piel.
Nunca pongas ropa oscura a tu muñeca sin haberla lavado antes y asegurarte de que no destiñe (la ropa de poca calidad es aún más probable que manche). En algunas muñecas de TPE esto es exageradamente fácil que ocurra, así que tenlo en cuenta. Con la peluca es menos común que pase, pero también es posible si se la dejas puesta varios días seguidos. Las manchas bajo la peluca no importan tanto porque no se ven si la tiene puesta, pero si quieres conservar a tu muñeca en el mejor estado posible, combina varias pelucas y déjala sin ella de vez en cuando, para airear su cabeza.
Si aún así aparece alguna mancha, existe un producto específico para eliminarlas, pero ya hablaré de él más adelante.
En general, lo ideal es siempre vestir a tu muñeca con ropa de color claro.

Así quedó Sei después de tener una peluca negra durante 7 días seguidos.

5. Exceso de aceite mineral y crema Nivea.
Antes de comprar mi primera muñeca leí muchísimo sobre su mantenimiento para que conserve su elasticidad, que si embadurnarla con aceite de bebés, aplicarle crema Nivea en las axilas, etc. Tanto, que me volví paranoico y por temor a que la muñeca se me deteriorase, casi siempre estaba untándola con productos de ese tipo, lavándola, poniéndole polvo de talco, etc. Demasiado. Sobre todo porque igualmente al cabo de 3 ó 4 meses las grietas aparecieron igual.
No te obsesiones. Está bien un poco de mantenimiento, pero espaciado y con sentido común. El TPE es delicado y por mucho que lo cuides poquito a poco se va deteriorando. Es posible que un abuso de productos tenga efecto contraproducente. Lección aprendida.

Así está la axila de mi Molly, incluso habiéndola tratado con aceite mineral y crema Nivea para que conserve su elasticidad. No sirvió de mucho.

6. Aplicar aceite mineral en zonas maquilladas como labios, pezones o vulva.
Otro error de principiante, el aceite mineral literalmente borra el maquillaje, así que a Molly se le fue el color la primera semana que la tuve. Tuve que re-maquillarla. Pobre Molly, fue la que más sufrió mi inexperiencia, al ser mi primera muñeca.
Así quedaron los labios de Molly, borrados:

Y así quedaron al remaquillarlos, no quedaron mal pero si no eres un experto siempre será peor que el maquillaje original:

Lo mismo con los pezones, quedaron borrados y les re-apliqué color.

7. No asegurar bien la muñeca al tenerla guardada.
Sei estaba tumbada en el borde de la cama, sin vigilancia. Tan al borde, que se cayó al suelo, chocando con un objeto puntiagudo, quedando en esa posición durante dos días (no estaba en casa). Así quedó su mano:

Solución: ¡siempre guarda tus muñecas en una posición que no puedan caerse!

8. Cortar el pelo de una peluca sin proteger la muñeca.
Sé más listo que yo y no cometas este error. Me puse a cortar el pelo de una peluca, para arreglar su aspecto, con la peluca puesta y sin proteger la muñeca. Quitar los pelos cortados que cayeron en la piel de la muñeca fue una pesadilla. El TPE suele ser pegadizo, pues imagínate, miles de pelos minúsculos pegados por todo el cuerpo de Sei. Tardé casi un día entero en quitarlos todos.

Así es como SÍ se corta el pelo, con el cuerpo de tu muñeca protegido para que no le caigan encima los pelos y queden pegados a su piel.

Hasta aquí. Espero que conocer mis experiencias y errores te haya servido para que tú ya no los cometas con tu muñeca. Todo esto me pasó con mis primeras muñecas, y después de aprenderlo, ya no he vuelto a cometer esos errores. Que por otra parte, son errores comunes y sólo la experiencia te ayuda a no repetirlos.

¡A disfrutar de tus love dolls!