Tag: elasticidad

Sei tuvo un accidente

Si alguna vez has tenido una muñeca de tamaño real de silicona o TPE, sabrás que son tan bellas como delicadas. Cada uso, cada movimiento, cada pose debe ser aplicada con cuidado y respetando los ángulos, los puntos de equilibrio y los centros de gravedad de la muñeca, para evitar que se caiga y se estropee o se aplaste.

Aún así, por mucho cuidado que se tenga (me considero cuidadoso), siempre pueden ocurrir accidentes. Como el que tuvo el otro día mi muñeca Sei (Doll House 168 de 128cm). Esto es lo que pasó:

La dejé tumbada de perfil reposando sobre la cama. Suelo variar la posición en la que las dejo descansando para que no se deformen sólo por un lado y así repartir el peso. Esta vez estaba de perfil bastante al borde de la cama, perdió el equilibrio y se cayó al suelo. La mala suerte hizo que su mano cayera sobre un objeto puntiagudo. Además tardé mucho en ponerla de nuevo en la cama porque estuve fuera de casa varios días.

Un cúmulo de fatalidades que hizo que su manita acabase con esta abolladura:

Cuando ví eso me asusté y pensé que sería irrecuperable, era el golpe más fuerte que habían recibido nunca mis muñecas. Creía que su mano se iba a quedar así para siempre. De hecho estuve a punto de comprar una muñeca nueva porque no podía soportar verla así.

Pero… NO. Sabía que el TPE es un material flexible, pero no sabía que lo era tanto. La dejé reposar durante una semana, y cada día que pasaba tenía la mano mejor. El material iba volviendo a su estado inicial. Después de unos 7 días, la mano de Sei está así de bien:

La única secuela que le ha quedado es un pequeño rasguño que apenas se ve.

Conclusión: Me sorprendió mucho la flexibilidad del TPE que usa Doll House 168. Sólo hay que tener la paciencia suficiente hasta que al cabo de unos días las deformaciones se reviertan. Dicen que aplicar una toalla mojada en agua caliente ayuda a acelerar el proceso, aunque yo en este caso no lo hice.

Y lección aprendida: Siempre dejar la muñeca en una posición en la que no pueda caerse o perder el equilibrio. Os juro que me dolió tanto como si Sei hubiese sido una persona querida real.

Test de flexibilidad de los pechos de Doll House 168 Molly Plus

¿Te has preguntado alguna vez cómo se siente acariciar y manipular los pechos de una sex doll? ¿Son muy reales? ¿Se sienten como los pechos de una chica de verdad?

En el vídeo de hoy tienes una muestra para que veas cómo reaccionan los pechos de una sex doll (real doll, love doll, como la queráis llamar) al moverlos y tenerlos en tus manos.

La muñeca usada en este vídeo es mi muñeca Molly (Molly Plus de Doll House 168). Está fabricada con TPE (elastómero termoplástico).

Es difícil explicar sensaciones al tacto con palabras, pero podríamos concluir que los pechos de Molly son medianos-pequeños, bastante firmes y duros (a mí me encanta, aunque depende de los gustos), con pezones que se sienten muy reales. Las físicas al moverse y rebotar también son bastante realistas como podréis ver en el vídeo.

Eso sí, hay que tener en cuenta que el tamaño de sus pechitos, aunque son proporcionales y bien formados, son más pequeños de lo que cabría esperar en una mujer real, porque esta muñeca tiene una altura de 128cm. Teniendo en cuenta ese detalle, la experiencia es muy disfrutable.

Molly se hace querer y desear.

Espero que os guste este pequeño test y review. Aquí tenéis el vídeo: