Tag: muñecas para pedófilos

¿Son las muñecas “con aspecto de niña” realmente para pedófilos?

Hoy me he levantado con la desagradable noticia de que ha habido 7 acusados por comprar muñecas con aspecto infantil en el Reino Unido.

Como usuario habitual y comprador de muñecas realistas de silicona y TPE, y conocedor de la industria (al menos como cliente) creo que puedo aportar un poco de luz al controvertido debate de si las muñecas pequeñas o “con aspecto de niña” son para pedófilos y si deberían prohibirse o no.

A poco que se investigue sobre la industria de las muñecas sexuales realistas (sex dolls) en todo el mundo, se notará la tendencia a la reducción del tamaño de las muñecas. Sigue habiendo muñecas de tamaño real, de todos los tamaños, alturas y pesos, pero indudablemente en los últimos diez años cada año aparecen modelos más pequeños. E, inevitablemente, una muñeca sexual pequeña fácilmente se identifica con “una niña”, poniéndolas en el punto de mira. A pesar de esto, su éxito comercial es indudable. Varias compañías punteras en Asia están sacando nuevos modelos “pequeños” constantemente y se envían a todo el mundo.

Pero ¿por qué esto es así? ¿Por qué tienen tanto éxito? ¿Por qué alguien compraría una muñeca de tamaño pequeño sin ser un pedófilo?

Voy a enumerar los motivos por los que creo que la gente compra este tipo de muñecas.

-Son ligeras. Este es uno de los motivos principales, que sólo puede comprender alguien que previamente haya experimentado lo que es mover y alzar una sex doll de 30-40 kg de peso muerto. Por eso a los ajenos a la industria no se les ocurre. Son pesadas, mucho. Las muñecas de 100cm a 140cm de altura suelen pesar entre 10 y 20kg, mucho más manejables.

-Son fáciles de almacenar y guardar. Este es un beneficio tanto para el cliente como para el productor. Reduce costes de almacenamiento y transporte, y el cliente tiene más facilidad para guardar su muñeca en armarios, canapés, etc. Al ser un hobbie que tiende a llevarse con discreción, poder esconder a las visitas la muñeca en determinados momentos es importante. Esto es más difícil con una muñeca de tamaño real.

-Tienen mejor precio. Por sentido común, una muñeca pequeña cuesta menos dinero. Mucha gente quiere tener una muñeca realista, pero no puede permitirse gastar 2.000-3.000€ en ella. Las muñecas de rango pequeño cuestan la mitad.

-Variedad de fetiches sexuales. Existen muñecas con forma de elfa, con forma de demonio, con tetas monstruosas, embarazadas, planas, altas, bajas, gordas, varones, etc. Esto es porque es un producto que vive de la fantasía, adoptando modelos que no necesariamente puedes encontrar en la vida real. Si existen modelos de todo tipo, ¿por qué no iba a existir un modelo pequeño y con poco pecho?

¿Se debería prohibir la muñeca Nina Elfa de DS Doll (imagen de abajo)? Tiene cara de niña pero orejas de elfa. ¿Gracias a sus orejillas se libra de la purga?

¿Debería prohibirse La WM Doll de tetas monstruosas (imagen de abajo) sólo porque a alguien le parezca obscena y degradante?

¿Una muñeca sexual con forma de embarazada? Eso es para pervertidos. Además lleva un bebé dentro, a los compradores les da morbo tener el pene cerca de un bebé. Prohibámosla.

-Las sex dolls realistas no sólo son para tener sexo con ellas. Es más, me atrevería a decir que practicamente nadie tiene una muñeca de este tipo sólo para follársela. Son realistas, delicadas y caras, por lo que se hace indispensable tratarlas bien. Me consta que existen muchísimos perfiles de compradores, entre ellos el coleccionista (me incluyo), el que las tiene sólo para que les haga compañía o apoyo moral. No se puede criminalizar la compra de simples muñecas de silicona en países que se auto-denominan “democráticos”.

-Las mujeres también compran muñecas sexuales pequeñas. Sí, hay muchas mujeres (fans del Manga y Anime, entre otras) a las que no sólo es que les gusten las muñecas “cute”, “kawaii”, “loli” asiáticas, sino que las prefieren por encima de las de tamaño estándar destinadas únicamente al sexo. No creo que sea algo serio que el criterio para detener o no al comprador de una muñeca pequeña sea su género.

-Las muñecas son muñecas, no son personas. Si hay algo unánime entre la comunidad doll lover, es que amamos a nuestras muñecas precisamente porque lo son. Las muñecas tienen características únicas que las hacen atractivas, imposibles de encontrar en las personas. De hecho, el mercado es tan variado que cada vez siguen menos el estándar “humano”.

La comparación “mujer-muñeca” muchas veces se hace imposible: Hay mujeres adultas totalmente planas, sin pecho. Hay adolescentes tempranas que parecen mujeres de 22 años. También hay muñecas “de aspecto y tamaño de niña” pero con tetas como globos. En otras palabras, ¿qué edad tiene una muñeca?

¿Debe un médico perder su tiempo tratando de identificar junto a la policía en las aduanas cuál de estas tres muñecas es una niña (imagen de abajo)? Ya les respondo yo. Ninguna es una niña, las tres son muñecas, no tienen edad.

¿Podrías identificar cuál de estas dos muñecas (abajo) es una niña? Exacto, ninguna. No es lo mismo tener aspecto de niña que ser una niña. Una muñeca puede tener características de niña (cara infantil, pecho plano), pero a mi juicio son criterios demasiado arbitrarios para decidir qué muñeca debería prohibirse y cuál no.

El debate es claro. ¿Las muñecas con aspecto de niña fomentan los abusos a menores, o por el contrario pueden ser una ayuda para que los pedófilos calmen sus impulsos?

Hasta la fecha no existe ningún informe ni estudio que lo resuelva científicamente y saque conclusiones, así que cualquier respuesta a favor o en contra es pura opinión y especulación. Y si me preguntas, creo que en esta época de represión y control ciudadano, si se hace un estudio el riesgo de que sea totalmente sesgado e interesado es demasiado alto. La búsqueda de la verdad en el mundo actual no interesa demasiado.

El sentido común también me dice que si se realizara un estudio serio no habría una conclusión clara ni correlación significativa. Tanto puede incitar como ayudar a calmar los impulsos de un pedófilo, dependiendo de cada persona, y no de la muñeca. Del mismo modo que con un cuchillo se puede cocinar pero también matar a alguien, o con un coche se puede viajar pero también atropellar. Y a nadie se le ocurre prohibir los cuchillos de cocina y los coches.

Este artículo refleja únicamente mi opinión. No creo que sea un experto ni que siente cátedra, pero sinceramente escuchar la opinión de personas que forman parte activa de la industria de las love dolls (productores, vendedores y compradores) debería hacerse más a menudo.

Si te ha parecido interesante, por favor comparte este artículo para darle visibilidad.

Si necesitas saber algo más, contáctame. ¡Gracias por leerme!